Los pecados capitales son parte de nuestra tradición moral y espiritual. Para los cristianos, un pecado capital se considera primeramente una ofensa a Dios, porque viola sus mandamientos; incluso, hasta los no creyentes reprochan de forma natural, las malas acciones de otros. Pecar es la práctica de hacer daño voluntariamente, es ofender a Dios y a la humanidad. Aun cuando la Biblia no habla específicamente sobre los siete pecados capitales, enseña a los creyentes a actuar en contra de cualquier forma de pecado, refiriéndose a éstos como “obras de la carne”.

Cada vez que se practica el pecado a través del lenguaje, los malos pensamientos y deseos desvirtuados, el alma sufre una herida. Por lo tanto, los métodos que se aplican en la lucha contra las pasiones del alma humana y en resarcir internamente el daño ocasionado, están directamente ligados al arrepentimiento y a la purificación del alma, lo cual consiste en la transformación del ser humano a través de distintas doctrinas que conducen a ese camino.

Contenido

¿Cuáles son los 7 pecados capitales?

Los siete pecados capitales, también llamados pecados mortales, vistos por la sociedad son:

  1. Lujuria
  2. Pereza 
  3. Gula
  4. Ira
  5. Envidia 
  6. Avaricia
  7. Soberbia

Vamos a ver cada uno de ellos con detalle.

  • Lujuria

Es un poderoso anhelo de sexo, perversión, poder y dinero.

  • Pereza

El ocio que se identifica como la fuente de todos los males; es la base para que los perezosos se nieguen a hacer el mínimo esfuerzo de trabajo, desencadenando malas conductas y acciones.

  • Gula

Es el deseo de comer o consumir más de lo que necesariamente se requiere.

  • Ira

Es la pérdida del autocontrol racional y el deseo de dañar a otros, sin mirar las consecuencias.

  • Envidia

Es querer lo que otros tienen, ya sea estatus, habilidades o posesiones.

  • Avaricia

Es el deseo de riqueza o ganancia material.

  • Soberbia

Es una creencia excesiva en las propias capacidades.

Versión moderna de los 7 pecados capitales:

¿Qué son los pecados capitales?

Los pecados capitales o como también se le conocen originalmente, “vicios mortales”, son aquellas tentaciones por las que la naturaleza humana se siente constantemente atraída. La palabra capital es una mala interpretación de la palabra; no quiere decir que estos pecados sean los más graves, de lo contrario el asesinato, figuraría en esta lista. “El capital” viene de la palabra latina “caput” cabeza: significa que estos pecados, son fundamentales para originar otros pecados.

Son estos los pecados los que están ahí para tentar al hombre y los que amenazan con dirigir todas sus malas acciones. Por eso, en el siglo XIII, el filósofo y teólogo Thomas Aquinas explicó que en lugar de pecados, debemos hablar de 7 defectos fundamentales.

De la Gula por ejemplo, nacen los excesos de la mesa y la embriaguez; de la Lujuria, el deseo, el lenguaje sucio, la traición; de la Avaricia, el engaño, el fraude, el robo, el perjurio, ganancias vergonzosas, el falso testimonio, la inhumanidad; de la Ira, el homicidio, la violencia, las peleas; de la Pereza, la somnolencia, el aburrimiento, el ocio, la ansiedad, la vagancia, la debilidad, los chismes; de la Envidia, el desprecio, la desobediencia, la blasfemia, los rumores, del Orgullo, la soberbia, las peleas, los sacrilegios, la vanidad. Lo que quiere decir que de estos siete pecados capitales, deriva una sucesión de otras faltas; es por eso que la pereza es también llamada, “la madre de todos los males”.

¿Quién clasificó los 7 pecados capitales?

La mayoría de las personas históricamente se han caracterizado por actuar de forma inmoral. Pero durante siglos, la comunidad cristiana luchó por encontrar un sistema conceptual para racionalizar sus deficiencias espirituales. El desafío era formidable: el sistema tenía que ser lo suficientemente complejo e inclusivo como para implicar una amplia gama de comportamientos repugnantes, pero lo suficientemente simples y memorables como para inspirar culpa a un campesino analfabeto. Este esfuerzo se ha capitalizado en el resultado de una pequeña selección de vicios denominados “los siete pecados capitales”. Textos y registros hablan de los protagonistas que llevaron a cabo la creación de este importante sistema para la comprensión del ser humano y su funcionamiento.

Sacerdote Juan Casiano

Jean Casiano nació en el año 365, al norte del Mar Negro. Se dedicó a una temprana vida monástica. En el desierto de Egipto, Jean Casiano estaba en contacto con Evagrio del Ponto y se benefició de su enseñanza. Luego viajó a Marsella y fundó dos monasterios, se convirtió en el abad del monasterio de Marsella Saint-Victor y redactó las instituciones monásticas, cuya fecha de publicación fue alrededor de 424 y 426. Aquí presenta los ocho “vicios” que impiden al hombre, el camino de la perfección. Murió en 434.

Evagrio Póntico

Los siete pecados capitales se han extraído de la lista de los ocho vicios principales. La lista se originó en el siglo IV por el monje teólogo monástico griego, Evagrio Póntico, quien se inspiró en la obra del monje ascético Juan Casiano, donde denominaba los ocho vicios en dos grandes bloques: cuatro vicios de posesión y cuatro vicios iracundos.

Evagrio nació en 345 en Ibora, en la provincia del Ponto. Desde muy joven, debido a las funciones eclesiales de su padre, Evagrio se puso en contacto con la fe cristiana. Permaneció durante catorce años hasta su muerte en el año 399 en un semi ermitaño, practicando el ascetismo, con la idea de motivar a otros monjes en su progreso espiritual y en la entereza de la búsqueda por la lucha contra las pasiones de alma.

De acuerdo con “Orígenes Sagrados de las Cosas Profundas” de Charles Panati, Evagrio de Pontus, primero elaboró ​​una lista de ocho vicios y perversas pasiones humanas. Eran en orden creciente de seriedad: glotonería, lujuria, avaricia, tristeza, ira, acedia, vanagloria y orgullo. Evagrio veía la escalada de la gravedad, con una creciente fijación en el orgullo, como el más atroz de los pecados.

Dante

Dante, a través de su libro “La Divina Comedia” se refiere a la terminología cristiana de los siete pecados capitales y en la ética de Aristóteles. En su obra señala que el infierno tiene la forma de un cono invertido compuesto de círculos; cada círculo acoge a las almas pecadoras de acuerdo a la clase de pecado por el cual se caracterizan mientras son vigiladas por un personaje mitológico convertido en demonio.

Las puertas del infierno: Cobardía

Este lugar acoge a las almas cobardes que fueron neutrales, es decir, que no estuvieron a favor del bien, ni del mal. Estas mentes neutras y cobardes se encuentran entre lamentos de dolor y de ira.

El primer círculo: el Limbo

Es donde se encuentran las almas de quienes sin haber cometido pecado alguno, han perecido por no haber sido bautizados; particularmente, todos aquéllos que nacieron antes de Cristo. Estas almas no sufren ningún tormento, salvo saber que ese será su lugar por la eternidad.

Segundo circulo: Lujuria

En este círculo se encuentran los lujuriosos, quienes son arrastrados incesantemente por un terrible viento.

Tercer círculo: Gula

En este círculo se castiga el pecado de la gula. Estos condenados padecen una tormenta perenne, con lluvia y granizo.

Cuarto círculo: Avaros

Aquí entran las almas de los derrochadores y los avaros, quienes están destinados a mover pesadas rocas desde las cuestas del valle hacia el centro.

Quinto círculo: Ira y Pereza

Aquí se encuentran los condenados por la Ira. Estas almas permanecen durante la eternidad, luchando unos contra otros, entre golpes y mordiscos, cubiertos totalmente lodo. En este mismo círculo, debajo del agua, se encuentran los perezosos y los que vivieron tristes y deprimidos sin ningún motivo.

Sexto círculo: Herejes

En este círculo se condena a los herejes, cuyas almas permanecen tendidas en las tumbas ardientes, vigiladas constantemente.

Séptimo círculo: Violencia

Aquí se castiga a los violentos y está dividido en tres recintos:

  1. Primer recinto: los que ejecutaron violencia contra el prójimo. Estas almas arden en el Flegetonte, un río de sangre.
  2. Segundo recinto: los atentaron contra sí mismos (los suicidas). Éstos se convierten en árboles que sangran cuando las arpías se alimentan de él.
  3. Tercer recinto: destinado para quienes cometieron crimen contra Dios: homosexuales usureros y blasfemos. Estas almas se encuentran en un arenal ardiente donde cae incesantemente una lluvia de fuego.

Octavo círculo: Fraude

Aquí se encuentran los tramposos, es un lugar llamado Malebolge, porque está dividido en diez recintos o bolsas. En ellas se clasifican los seductores, aduladores, corruptos, adivinos, hipócritas, ladrones, disconformes, chismosos, fraudulentos y falsificadores.

Noveno círculo: Traición

En este círculo se castiga a los traidores, quienes permanecen inmersos en hielo. Están divididos en cuatro zonas: los traidores a su propia familia, los traidores políticos, los que traicionaron a sus amigos, los traidores de sus benefactores.

Papa San Gregorio

En el mismo siglo VI, el Papa Gregorio I, revisó la lista creada por Evagrio Póntico con los ocho vicios y fue quien determinó que en lugar de ocho pecados capitales, se clasificarían siete, porque la tristeza era considerada una forma de pereza, cuyo pecado ya estaba contemplado en la lista. El Papa Gregorio Magno vio estos pecados como la equidad, en el sentido de que muchos otros pecados se derivan de ellos.

Una vez clasificados de manera definitiva, Gregorio I fue quien formalizó su publicación en los monasterios para difundir en la Iglesia. En su manual de educación moral y de predicación, terminada en el año 590, Gregorio desarrolla su pensamiento y le da un esquema a los diversos vicios que los rostros humanos enfrentan. Esto reduce el número a siete pecados principales, que incluyen todas las tentaciones y pecados que obstaculizan el crecimiento espiritual de cada ser.

Santo Tomás de Aquino

Luego de que los siete pecados capitales se registrados formalmente por el Papa Gregorio I, fueron debidamente enumerados por Santo Tomás de Aquino en la Summa Theologica, la cual fue escrita entre 1265 y 1274. En su apartado (I-II:84:4), Santo Tomás enumera los siete pecados capitales. Desde ese entonces, los teólogos han conservado esta lista.

  1. Soberbia (orgullo)
  2. Avaricia (codicia)
  3. Gula
  4. Lujuria
  5. Pereza
  6. Envidia
  7. Ira

En su apartado (II-II:153:4), Santo Tomás también reseña “Un vicio capital es aquel que tiene un fin excesivamente deseable, de manera tal que en su deseo, un hombre comete muchos pecados, todos los cuales se dice son originados en aquel vicio como su fuente principal. […] Los pecados o vicios capitales son aquellos a los que la naturaleza humana está principalmente inclinada”.

¿Dónde aparecen los 7 pecados capitales en la biblia?

La biblia no habla explícitamente de los siete pecados capitales, de hecho, en la Edad Media esta clasificación nació como una “terapia” de los primeros cristianos, para enseñar a los creyentes acerca de la tendencia al pecado del hombre caído, con las pasiones y deseos de los cuales debían liberarse. Desde entonces, esta clasificación se ha vuelto más legal, al relacionarse con el acto de la confesión y la remisión del pecado por un cura.

Tampoco hay un lugar en la Biblia que distinga entre el pecado capital y el pecado venial. En la Biblia, el pecado en general no es un “acto”, “mala acción” o una “tendencia”, es un estado de ruptura entre el hombre y su Creador, que obviamente puede ser manifiesta por acciones contrarias a la voluntad de Dios. El énfasis en la Biblia, no se hace tanto en el pecado, sino en la reconciliación dada por Cristo a través de su aceptación después de su muerte. (cf. los primeros capítulos de Romanos).

La lista tradicional de los siete pecados capitales puede ser útil para clasificar los diferentes pecados, lo que corresponde a casi cada uno de estas siete categorías, pero es muy importante entender que no son más “letal” que otros. Todo pecado lleva a la muerte (Romanos 6:23) y por medio de Jesucristo, todos los pecados, incluyendo los siete pecados capitales, pueden ser perdonados (Mateo 26:28, Hechos 10.43, Efesios 1.7).

Aunque no son los mismos pecados, el concepto de los siete pecados capitales en la Biblia, se puede relacionar con Proverbios, donde Dios se revela contra las 7 abominaciones que odia: (Pr 6: 16-19).

  1. Los ojos altivos
  2. la lengua mentirosa
  3. Las manos derramadoras de sangre inocente
  4. El corazón que maquina pensamientos inicuos
  5. Los pies presurosos para correr al mal
  6. El testigo falso que hablan mentiras
  7. El que siembra discordia entre hermanos

Cómo combatir los 7 pecados capitales

Casiano reveló en sus registros que los pecados mortales generaban otros, con la intención de identificarlos y emplear los mecanismos para combatirlos mejor. De la misma forma es importante identificar los talentos y virtudes que servirán de base para vencer. Una vez conocidos, se debe elegir un esfuerzo cuaresmal, como el ayuno, la limosna y la oración, para fortalecer las acciones que permitan vencer el pecado. Casiano decía “La manera más fácil de matar y secar un gran árbol cuya sombra es perjudicial, es descubrir y cortar las raíces en las que se apoya; y para evitar que el agua afecte el entorno, hay que bloquear la fuente y las corrientes.”

Por lo tanto, esta lucha exige un esfuerzo individual y sobre todo la ayuda y la gracia de Dios. Es posible combatir los siete pecados capitales mediante la oración, el ayuno, la meditación de la Palabra de Dios, cantando salmos y alabanzas. Sabiendo especialmente que el principio básico debe ser la caridad, la humildad y la clarividencia; una verdadera mirada interna como punto de partida para enfrentar las tentaciones que asedian constantemente la fe del hombre.

También es necesario alimentar y hacer crecer las virtudes, las cuales fueron mencionadas por Santo Tomás de Aquino en la Summa Theologica para luchar contra los siete pecados capitales. Estar virtudes en consecuencia, son catalogadas según los vicios a los que se oponen.

Humildad vs Soberbia

Esta virtud nos permite conocernos internamente y actuar con un corazón noble.

Generosidad vs Avaricia

La generosidad permite ofrecer lo que poseemos a los pobres y a los necesitados sin arrogancia alguna.

Castidad vs Lujuria

Esta virtud permite lograr controlar el deseo y tener el dominio de las tentaciones sensuales cuyas consecuencias y resultados son vergonzosas.

Paciencia vs Ira

Aceptar con serenidad, paz y resignación todos los infortunios y desgracias, aun cuando éstos puedan causar mucho dolor e impotencia.

Templanza vs Gula

Se trata de tener moderación al momento de comer, esperar la hora adecuada, no comer en demasía, sino lo necesario. Comer para alimentarse y no para saciarse.

Caridad vs Envidia

Es imprescindible desear al prójimo la prosperidad y hacer el bien en todo momento, aun cuando éste no haga lo mismo.

Diligencia vs Pereza

Buscar qué hacer durante el día, invertir el tiempo en cosas positivas, levantar el ánimo y dejar atrás la pereza para poder tener resultados efectivos.

¿Cómo explicar los 7 pecados capitales a los niños?

Pedir perdón no resulta muy fácil a muchas personas y generalmente no hacerlo se esconde detrás de algunas frases como “no es mi culpa” “yo no lo decía en serio” o “yo no creía que esto lo afectaría”; en concreto, son excusas pobres antes admitir el daño causado a los demás y al entorno. Estas prácticas generalmente son copiadas por los niños y en consecuencia, si no es a través de las actitudes, difícil será explicar las formas de pecado a los niños.

Por lo tanto, la forma de abordar el tema de los pecados capitales con los niños, es explicarles de manera gráfica: ¿qué es el pecado?, ¿de dónde viene?, ¿quién peca?, ¿cuáles son las consecuencias? y ¿cuál es la solución? Esta también es una forma de prepararlos para el momento de la confesión en su primera comunión.

Cómo explicar la lujuria a un niño

El primer encuentro de los niños con la sexualidad a nivel personal es a través de los sentimientos, no de los actos físicos. El Creador hizo al hombre para experimentar el interés sexual, la curiosidad, e incluso la emoción. La lujuria, por otra parte, ocurre cuando esos sentimientos se salen de control. Por lo tanto, se debe ayudar a los niños a diferenciar los sentimientos saludables del deseo a través de la comunicación y explicarles biológicamente cómo reacciona el cuerpo en la pubertad.

Cómo explicar el Orgullo a un niño

El orgullo es uno de los pecados que puede pasar la línea de lo normal a lo exagerado rápidamente. Ciertamente, siempre impulsamos a nuestros niños a que se sientan orgullosos de tener lo que tienen, de lograr los méritos, etc. Sin embargo, debemos hablarles de la moderación del orgullo. Las actividades para enseñar a los niños el pecado del orgullo deben centrarse en el desarrollo de la capacidad de evaluar de manera honesta y sobria, sus propias fortalezas y debilidades. Explicar a los niños la diferencia entre el orgullo y la humildad y poner ejemplos gráficos, como dar las gracias al técnico del equipo de futbol por enseñarle las técnicas del juego, o dar a conocer sus cualidades para el arte o sus habilidades para la música, sin esperar ser reconocido o alabado por los demás.

Cómo explicar la Avaricia a un niño

Como adultos podemos y debemos servir como mejores ejemplos a la próxima generación. Por lo tanto debemos enseñar a nuestros hijos a no ser codiciosos, empezando por arrebatarles esa idea que quien tiene más juguetes gana. Es posible enseñar el valor de la generosidad a través de varias prácticas: establecer buenos hábitos, invitarlos a ayudar a los demás, donando comida, ropa, etc. enseñarlos a ganarse las cosas, limitar la cantidad de regalos que se les da, mostrarles el esfuerzo que se hizo para tener unas vacaciones, regalar o donar sus libros antiguos y sus juguetes, siempre dar las gracias, etc.

Cómo explicar la Ira a un niño

Mientras que los niños crecen todavía están aprendiendo a hacer frente a la ira y tienden a utilizar instintivamente la rabia como defensa contra el dolor físico y emocional. Los padres tienen muchas herramientas para explicar la ira a los hijos, por ejemplo: deben conocer primero los sentimientos del niño, enseñarles a practicar la empatía hacia otras personas, a desarrollar habilidades para resolver los problemas, a diferenciar entre un comportamiento aceptable e inaceptable, a practicar desde pequeño los métodos de relajación, conversar regularmente de manera intima, entenderlo cuando está molesto, en lugar de criticarlo, ayudarlos a permanecer calmados durante un evento desesperante, enseñarlos a reconocer los momentos en que puede aparecer la ira e invitarlos a hacer ejercicios de respiración para bajar la angustia.

Cómo explicar la Gula a un niño

El pecado de la gula, puede ser explicado a un niño a través de los propios ejemplos, de las costumbres familiares, de las normas al momento de sentarse a la mesa. Principalmente, un niño debe comprender que los alimentos, si bien son ricos y se disfrutan, son para alimentarlos y hacerlos sentir fuertes, no para abusar de ellos. Es importante enseñar a los niños a comer despacio, y explicarles que de esta forma, es que el organismo asimila y aprovecha los nutrientes.

Resulta muy apropiado mostrar ejemplos de personas que han abusado de las comidas y en lo que se han transformado, hacer ver el valor de la alimentación y a no desperdiciar ni botarlos a la basura. Un punto importante, es sensibilizarlos acerca de los millones de personas que no tienen qué comer en muchos lugares del mundo.

Cómo explicar la Envidia a un niño

Los celos en los niños es una reacción natural, al igual que en los adultos, pero en los niños muy a menudo puede confundirse con la envidia y viceversa. Por lo tanto, la infancia es el momento perfecto para enseñar a los niños a diferenciar ambos sentimientos. Por ejemplo, cuando unos padres demuestran amor y afecto a otro hermano, el niño puede sentir celos, pero también envidia, si ese amor se manifiesta con regalos, como una bicicleta por ejemplo.

Es importante explicar a los niños el valor de la caridad y la recompensa. Enseñarles a alegrarse porque otros niños tienen cosas que quizás se han ganado y principalmente, enseñarles a ser agradecidos con la vida por tener todo lo que tienen, haciendo referencia a esas otros niños que no corrieron con su misma suerte.

Cómo explicar la Pereza a un niño

La pereza está catalogada como el peor de los pecados capitales, porque de éste se deriva el ocio, lo cual da lugar a cometer otra serie de errores. En los niños, es sumamente importante saber explicar las consecuencias de caer en la flojera y la pereza. Por lo tanto, se pueden hacer fácilmente ejercicios comparativos de personas sumamente exitosas que han invertido su tiempo en hacer cosas positivas, con aquéllos que por momentos de ocio, han desgraciado su vida.

En la práctica es muy importante acostumbrar al niño a mantenerse ocupado y activo, de manera que al crecer ya sientan la necesidad de hacer cualquier cosa durante el día. Es importante darles una cuota de responsabilidad en los quehaceres del hogar, como botar la basura, mantener su cuarto arreglado, sacar a pasear el perro, etc. Otro aspecto importante es ayudarles a adoptar el hábito de hacer actividad física.

Películas sobre los 7 pecados capitales

En la sociedad actual, estamos constantemente asaltados por imágenes y escenarios de violencia y muerte, y no se puede dejar de ver en todo esto, el efecto de algunos rodajes que hacen mención a los 7 pecados capitales y su influencia, sus impactos y consecuencias reales en nuestras vidas. En 1995, la película Seven, una obra oscura de David Fincher, revolucionó al mundo con el drama de los 7 pecados capitales. Aquí un breve reseña de la película:

Para concluir su carrera, Williams Somerset  (Morgan Freeman) inspector de policía viejo y cansado, en compañía de un joven idealista, David Mills  (Brad Pitt), emprende su última investigación. El primer asesinato de un hombre obeso que se vio obligado a comer hasta morir. Durante la investigación, se presenta un segundo crimen, igual de macabro, y luego un tercero. Poco a poco, los dos agentes son el vínculo entre todos estos asesinatos, donde cada uno está relacionado con los siete pecados capitales. Somerset y Mills entienden que deben actuar con rapidez. Pero el asesino, quien ha decidido limpiar la sociedad de los males del pecado, es diabólicamente inteligente y es quien lleva el control del juego. Es una película que sin duda marcó una reflexión profunda en quienes tuvieron la oportunidad de verla.

Las siguientes películas también hacen referencia a un pecado capital y al igual que la película Seven, dejan una tremenda reflexión.

Soberbia- Película Nadie quiere la noche

Joséphine Peary es una mujer orgullosa y decidida, casada con el famoso explorador polar Robert Peary. Después de meses en paradero desconocido, Josephine decide desafiar todos los peligros y arriesgar su vida desde Groenlandia, al tratar de encontrar a este hombre prefiriendo el hielo áspero a la comodidad de su buena vida. Al llegar a este paisaje helado implacable, descubre que otra mujer más joven, Allaka, también espera el regreso de Robert.

Avaricia- Película Wall street (1987)

Bud Fox es un corredor de bolsa de Wall Street a principios de 1980 en Nueva York, con un fuerte deseo de llegar a la cima. Trabaja para la firma durante el día y pasa su tiempo libre trabajando en un ángulo con el corredor de alta potencia, un exitoso, pero implacable y voraz, Gordon Gekko. Fox finalmente se reúne con Gekko, quien lleva a los jóvenes bajo su ala y les explica su filosofía de que la “avaricia es buena”. Tomando el consejo y trabajando estrechamente con Gekko, Fox pronto se encuentra sumergido en un mundo de negocios ilegales, de buena vida, dinero rápido y mujeres.

Gula- Película La gran comilona

Cuatro amigos, Marcello, Ugo Michael y Philip, unidos por el placer y el aburrimiento, deciden encerrarse en una mansión para participar en un fin de semana gastronómico suicida. El pecado capital de la gula, trajo consigo otros pecados como la lujuria a través de las prostitutas que los acompañaban y quienes participaban en un sexo obsceno que se mezclaba con la comida.

Lujuria- Película Shame: deseos culpables

Brandon, un joven neoyorquino muy apuesto tenía serios inconvenientes para controlar y disfrutar de su vida sexual. Durante su ocio, se obsesiona con el sexo y disfruta todo el día de las revistas pornográficas, eso lo lleva a contratar prostitutas y a mantener relaciones de forma esporádicas con otras mujeres. El entretenimiento fue truncado cuando un día de manera sorpresiva, llega a su casa su hermana menor Sissy, con la firme intención de pasar unos días en su apartamento.

Ira- Película Un día de furia

En el cumpleaños de su hija, William D-Fens Foster, está tratando de llegar a la casa de su ex. Se le presenta una avería que lo obliga a dejar su coche en el tráfico y caminar. En el camino se detiene para conseguir un poco de cambio para una llamada telefónica, lo cual no pudo lograr. Esto desestabiliza a William y rompe la tienda con un bate de béisbol, luego entra en otro lugar a beber una Coca-Cola, donde es amenazado por dos hombres, que lo llevan a reaccionar y los golpea con el bate. Luego William es atrapado en la ira y toma su arma para defenderse al ser acechado.

Pereza- Película El gran Lebowski

Se trata de un hombre pasivo de Los Ángeles que vive su vida tranquila, junto a sus amigos jugando a los bolos fumando hierbas y bebiendo rusos blancos. Un día se encuentra inmerso en un aprieto relacionado con bandas criminales, al haber sido confundido con otro hombre que tiene su mismo nombre pero, que a diferencia de él, se trata de un millonario.

Envidia- Película Envidia (envy 2004)

Tim y Nick además de ser los mejores amigos, son vecinos y trabajan juntos, sus vidas cambian estrepitosamente cuando Nick ha tenido éxito en uno de sus inventos y logra hacerse rico rápidamente. Tim, no pudo evitar sentir envidia tras el éxito de su amigo.

Libros sobre los 7 pecados capitales

La literatura no escapa de ser intrigada e inspirada por el tema de los siete pecados capitales. Un tema muy rico y extenso que causa cierta fascinación a los escritores, quienes de alguna forma, han logrado identificar cada historia y cada pecado con los lectores a través de un relato de drama excepcional. Tal es el caso de “Los 7 pecados capitales“, de Fernando Savater, quien analiza con ironía y firmeza los siete pecados contrastándolos con sus virtudes en una sociedad compleja.

Soberbia- Libro El paraíso perdido (Jhon Milton)

Esta escritura trata acerca de Adán y Eva, su creación y cómo llegaron a perder su lugar en el Jardín del Edén, también llamado Paraíso. Es la misma historia que se encuentra en las primeras páginas de Génesis, ampliada por Milton en un poema narrativo muy largo y detallado. También incluye la historia del origen de Satanás, quien llevó a sus seguidores a una guerra contra Dios, y finalmente fue enviado con ellos al infierno. La sed de venganza lo arrastró hacia el orgullo y la soberbia, para convertirse en una serpiente e incitar a Eva a comer el fruto prohibido.

Avaricia- Libro ¿Cuánto es suficiente? (Robert Skidelsky)

El amor por el dinero y el caso de la buena vida, es un esfuerzo de los Skidelsky padre e hijo. El libro trata de la economía y la filosofía sin ningún esfuerzo. No responde al título en sentido literal, sino más bien a un argumento contra la insaciabilidad, contra esa disposición psicológica que nos impide, como individuos y como sociedades, decir “basta”, ¿cuánto es suficiente? Su teoría es que a medida que la sociedad de consumo se ha desarrollado, las tendencias que siempre han estado allí en la naturaleza humana, se han transformado en vicios, y el deseo de dinero se ha convertido en la motivación central de toda una civilización.

Gula- Libro Mujeres (Charles Bukowski)

La novela está escrita sobre la vida de Henry Chinaski y sus mujeres. El escritor atraviesa el paisaje de los encuentros sexuales y emocionales de Chinaksi con las mujeres durante su tiempo como autor. La novela a veces bordea entre lo erótico y Bukowski, describe estos encuentros sexuales en gran detalle.

Lujuria- Libro Madame Bovary (Flaubert Gustave)

La soñadora Emma, es una joven casada con Charles Bovary, quien la ama pero no es capaz de satisfacerla como ella espera, en vista de esto, Emma buscará complacer sus pasiones con otros amores, aún así, ninguno de ellos logrará satisfacer sus ansias y sus inquietudes sensuales.

Ira- Libro La ira de los hombres buenos (Karlos Goitia)

Esta es la historia de la lucha contra el anhelo y la ferocidad insufrible de los hombres, en una narración conmovedora, en el que la maldad en el ser humano, lograría dominar el espíritu de quienes vinieron al mundo para ser hombres buenos.

Pereza- Libro Oblómov (Iván Goncharov)

Oblomov es un terrateniente ruso criado para no hacer nada. De niño, fue mimado por sus padres, hasta el punto en que un sirviente le ponía y quitaba los zapatos y las medias. Los Oblomovs mayores vivían una existencia bovina. Su tierra, mantenida por trescientos siervos, les proporcionaba mucho dinero. Sus días fueron ocupados con comer y dormir; no hicieron nada hasta que surgió una necesidad absoluta.

Envidia- Libro Otelo (shakespeare)

Othelo es un general muy estimado en el servicio de Venecia y promueve a su amigo Michael Cassio a la posición de teniente personal. Lago, su amigo ambicioso, muere de la envidia por este hecho. Debido a este sentimiento comienza una malvada y maliciosa campaña contra Otelo y conspirar contra él y su esposa Desdemona, hasta el punto de planear envenenarla. Las tramas y los asesinatos comienzan a suceder y Othelo vuelve al castillo para matar a su esposa inocente cuando descubre toda la verdad.